Páginas vistas en total

lunes, 25 de julio de 2011

Aquí de nuevo

En el lapso de tiempo transcurrido  después del sueño en que sentí que mi muerte llegaba, he atribuido a otros símbolos el mismo significado. Por ejemplo el de que de un día para otro mi ordenador 'muriera' de forma tan radical y contundente que ha sido imposible recuperar nada de la información que contenía.
Cuando aún estaba viéndome a mi misma y reflexionando sobre quien era yo dentro de esa pédida de información , mi hijo me pidió mi teléfono y me lo devolvió mojado y roto, con lo que al margen de los videos , fotografias y otras informaciones guardadas también quedaba limitado el grabar videos.

El sueño fué la expresión de mi estado al cambiar de espacio físico, de entorno. El ordenador y el teléfono son medios de transmisión de información así como soporte para almacenar. De ambos dos es fácil recuperar su funcionalidad si tienes dinero pero la información almacenada se pierde sin posibilidad de ser recuperada.
Lo que me he dado cuenta es que sin información me  he sentido insegura al percibir por debajo, sutilmente, escondiéndose, que yo era menos que la información perdida o el conocimiento basado en esa información.
Y esto  también es aplicable a las memorias de mí como mi pasado, que al pretender dejar partir producen esa misma sensación de ser menos que , o ser nada sin.


Me he estado dando cuenta de que no deseo hablar. En este proceso he pasado por los momentos de no atreverme a hablar (escribir), luego por comenzar a liberarme mostrándome  hablando (escribiendo), dándome cuenta de la carga que cada palabra conlleva creando o sosteniendo esta realidad y cuan separados estamos de las palabras que hablamos y nos hablan

He parado de participar en este blog porque me sentía desbordada al darme cuenta de que cualquier cosa que quisiera decir estaba impregnada por el ego y el miedo.

 Me he sentido abrumada por la extensa labor de auto-perdón y correción hasta  llegar a purificar todas y cada una de las palabras.

Me he aislado, quizás como necesidad  de digerir el trabajo hecho durante el último año y medio. Siento que me cuesta expresarme porque ante cada reflexión comienzo a cuestionarme, hasta que solo deseo respirar y pararlo todo. Cuando respiro y callo me siento igual a mi misma y en cuanto dejo de respirar consciente y hablo o escucho, me enredo.
Ciertamente lo único que es sobreabundante en el mundo y de lo que todos tenemos suficiente es razón. Y me he dado cuenta de que cuando dejo mis razones aparte los conflictos desaparecen quedándome a solas con el impulso  (consciente,subconsciente o inconsciente)  que las generó y que siempre resulta ser una auto-manipulación del sistema de conciencia de la mente para participar en, dentro de y como él, limitandome a secuencias de infinitos reflejos, a interpretaciones repetidas de los hechos.

He cambiado, he comenzado a parar al monstruo que me devoraba.
Lo sé porque quien yo soy ahora, no reacciona de la misma forma que hace un año frente a los mismos hechos. El trabajo de auto-perdón sobre la culpa, sobre  el patrón  padre-madre, sobre la ira y la rabia, sobre el victimismo, sobre la madre universal en mi, sobre el miedo a la aceptación y al rechazo,  han hecho su labor de transformación convirtiéndome en alguien más real, menos reactiva, menos enfadada conmigo misma y sin ese elemento perpetuamente al acecho, cual sombra, que es la ansiedad.

Estoy agradecida al proceso iniciado hace largo tiempo pero solo con Desteni he conseguido ver por mi misma como me he creado, como me había definido de acuerdo a una programación aceptada por mi, como yo y que era fuente de constante sufrimiento.

Sé que queda un largo camino por recorrer todavía  y que aún los viejos patrones se muestran de tanto en tanto indicándome que el proceso es momento a momento, en cada respiración, que  no es llegar a ningún estado o sitio, sino  como el sueño me indicaba, morir como mi pasado, como sistema de conciencia de la mente  y aprender a parar, a ser Aquí.




"You are the living word – the living word creates – so – which words will you live so all in existence may stand within and as oneness and equality as life?"

martes, 11 de enero de 2011

Sueño


Sueños
Las primeras noches en la casa estuvieron llenas de sueños. De todos, recuerdo uno que por las sensaciones producidas en el sueño y por su nitidez.
Yo iba  conduciendo por una carretera solitaria de noche. A la derecha, naturaleza cubierta de oscuridad, a la izquierda el borde de un acantilado y el inmenso mar.  Al llegar a una curva el coche se salía de la carretera y se precipitaba hacia el mar en el fondo del acantilado. El siguiente instante me veía a mi misma suspendida en el vacio con la consciencia de que iba caer y que por tanto iba a morir.  Ese instante de angustia, de terror, de “ya está aquí”, “está sucediendo”  fue intenso.  En el sueño aceptaba, la inevitabilidad del hecho, pero también en ese instante me daba cuenta de que no caía, de que parecía que podía flotar y así me ponía en posición horizontal pensando que podía hacer el gesto de nadar para llegar de nuevo a tierra. Fin del sueño.
Las frase “está sucediendo”, me lleva  a la experiencia de mi como el miedo a mis mayores temores como sistema de conciencia de la mente. Es la experiencia de mí cuando por sorpresa un hombre me atacó pretendiendo violarme, es la experiencia en el sueño en el que creía haber cometido un asesinato ( un acto terrible, irreversible y de inmensas consecuencias), y también  lo que experimento cuando  la mente me lleva a preguntarme como será el momento mismo de la muerte, de la desaparición de lo que creo que soy.